15 feb. 2013

Crêpes

Hoy, tragones de todo el mundo, finalizando ya estas maravillosas pero desgraciadamente cortas vacaciones de Carnaval, me apetece publicar las aventuras en la cocina de mi instituto . Resulta que hemos hecho una receta de crêpes en clase de Francés , y el jueves pasado fuimos a la cocina a hacer reales nuestras crêpes. Fuimos con la lectora, una chica francesa muy maja, pero que al final quedó de los nervios. Las crêpes nos quedaron muy bien, pero no pude hacer ninguna foto. Da lo mismo, ahí va mi experiencia con los torpes de mi clase :

Llegamos a la cocina del instituto y sacamos todos los ingredientes. Uno tenía que revolver la masa, que, por cierto, se hace así (la receta es para 7 personas):
  • Se mezclan 3 huevos, se añaden 75 cl de leche (poco a poco) y 350 gramos de harina (también poco a poco, para que no se hagan grumos).
  • Se añaden 1/2 paquete de levadura, una pizca de sal y un chorrito de agua de azahar y 1/2 paquete de azúcar vainillado, y lo mezclamos todo bien.
Bueno, seguimos. Después de algunos incidentes (un compañero no sabía revolver el huevo, se nos cayó un poco de leche y de harina a la mesa), pusimos a calentar una sartén con muy poco aceite (lo justo para que no se pegue), y fuimos haciendo las crêpes.
(Hay que echar como un cazo lleno, y extenderlo rápidamente por la sartén para que las crêpes queden finas. Si quedan demasiado gruesas, no se hacen bien y quedan crudas por dentro).

Las despegamos de la sartén con una espátula de madera y, cuando ya estaban bien hechas por un lado, las volteábamos como auténticos profesionales. (Bueno, vale, se nos cayeron una o dos, pero eso son gajes del oficio). Les echamos Nutella, y como estaban recién hechas, el chocolate se deshacía. Nos quedaron riquísimas.

La lectora nos animaba a que les pusiésemos a las crêpes una cosa muy rara que resultó ser crema de castañas, pero todos recelamos después de comprobar que aquella salsa espesa de color marrón olía peligrosamente a leña.

Todos (bueno, algunos no) ayudamos a recoger la cocina, y después nos volvimos a clase.

Por cierto: las tortitas de la foto no son crêpes, sino pancakes americanos. Son bastante distintos: los pancakes son mucho mas gruesos (pero no quedan crudos, lo que pasa es que se hacen con una masa diferente).

Os animo a que las hagáis alguna vez en casa, son muy fáciles y no se tarda nada. Las crêpes son el desayuno ideal para una mañana de sábado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario